in ,

ES | Experiencias que llenan

A unos días de haber comenzado la rutina nuevamente, a veces se nos pasa de largo todo el verano vivido. Unos se fueron a la playa, otros a las montañas. Muchos otros, se quedaron en sus casas. Y otros quisimos hacer una experiencia distinta, animarnos a desconectarnos del celu y las redes, para poder conectarnos con el que teníamos al lado y el lugar que nos rodeaba.

Es por eso que me gustaría compartirte algo de lo que vivimos, cada uno desde un lugar distinto de nuestra Argentina.

Destino: Valle de Calamuchita, Córdoba – « Tiempo de calidad »

“Eran los últimos momentos con mis amigos, antes de ir hacer la experiencia a la Mariápolis Lía y quería tener un tiempo de calidad con ellos. Entonces, fuimos al Valle de Calamuchita. No había señal, ni Internet, nada y fue espectacular porque me dije: voy a vivir a full el presente, conectar a full con la naturaleza y los demás, ya que después ya no iba poder estar con ellos. ¡Valoré esta experiencia más que nunca! Nos fuimos por 4 días, y me olvidé que existía el mundo! Estuvo muy bueno. Cuando volví fue raro porque fue como uff, volver al mundo. Es una señal que necesitaba desconectar para conectarme. » Fran, 18 años, Córdoba.

Destino: Santiago del Estero – « Abrir los ojos »

“Fui a Santiago del Estero a misionar. En principio íbamos a ir 7 días pero fueron 5 debido a los contagios que habían.
Los chicos de ahí eran muy atentos, muy curiosos. Estaban dispuestos a hacer todas las propuestas que les hacíamos. Había un grupo de madres, jóvenes, confirmación.
Las actividades que hacíamos eran entre juegos y catequesis « actividades catequéticas ». Teníamos que explicar todo de cero ya que ellos nunca habían tenido catequesis.
También había misas, cantábamos y bailábamos.
Fue muy chocante escuchar que para terminar la secundaria se tienen que ir a otro pueblo que queda muy lejos, y la mayoría no tiene la posibilidad. Es muy difícil. La gente de allá no tiene dinero que le sobre, y viven con lo justo. Hace mucho calor, hay escasez de agua y recursos. Fue muy fuerte todo. Fue ponerse a la altura de ellos y ponerse en su realidad. Fue una experiencia muy linda para mí que me enseñó mucho, a apreciar todo lo que tenemos. Me abrió mucho los ojos.”
Antonella, 18 años, Bs.As

Destino: Mendoza – « Potenciar nuestra fe »

Y te cuento algo de mis vacaciones. Tuve una experiencia super enriquecedora en Mendoza, diez días, en donde 90 chicas de toda la Argentina, de distintas provincias, nos juntamos a potenciar nuestra fe. Esto fue llevado a cabo por el movimiento de Schoenstatt, en el cual todas formábamos parte. Hubo momentos de recorrida, juegos, actividades para conocernos, y mucha unión. Lo que más me llevo es la paz que tuve en esos días, ya que en ningún momento usé el celular. Fue renovarme en todo sentido, y volví encendida para irradiar todo este fuego con el que tengo al lado!

Valentina Mucchiut, redacción Teens Conosur

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *