pixabay.com
in ,

ES | Amo la vida, qué lindo es vivir!

¡Es increíble lo que podemos hacer con tan solo escribir lo que nos pasa, lo que sentimos! Y ni hablar si lo compartimos con los demás… un gran acto de amor!

Por eso quiero dar a conocer el testimonio de Federico, mi vecino, quien no baja los brazos a pesar de las adversidades de la vida!

Hola! Me llamo Federico Lynch, y nací en 1967. Tengo retraso madurativo desde que nací y dificultad motora. Esta es mi historia!

Yo era un chico como todos, y a los dos años, a raíz de una operación de la garganta sin anestesia, tuve un shock emocional. Esto hizo que mi evolución de aprendizaje se retrasara. De chico iba al colegio con acompañamiento de psicopedagogas, y allí despertó mi amor por la música! Mi carrera empezó a los 14 años como mago. Empecé a hacer shows para eventos, y esto me mantuvo vivo!

Cuando tenía 45 años, volviendo de visitar a mi hermana en Córdoba sentí un dolor muy fuerte en el pulmón izquierdo. Me diagnosticaron neumonía severa, que me mantuvo internado en terapia intensiva luchando por mi vida! Me sacaron medio pulmón. ¡Tenía que vivir con un pulmón y medio!

Gracias a mis ganas de vivir pude superar este difícil momento y retomar las cosas que me gustan como cantar, tocar la armónica, hacer magia, ¡y hasta hoy en día soy ventrílocuo! (Para los que no saben que es, es cantar con un muñeco sin mover los labios!) No es fácil, y ni hablar con medio pulmón menos!

Más allá de las dificultades físicas, hay algo que me sigue doliendo mucho. Al tener retraso madurativo, no logro tener vínculos amistosos con gente de mi edad porque no me siento identificado. Gracias a Dios tengo amigos muy buenos que tienen entre 9 y 14 años aprox, ¡pero esto no fue tan fácil! Hoy en día, con todo lo que está pasando con los menores, a veces se confunden conmigo y eso me lastima. Me da mucha bronca la ignorancia de la gente, si tan solo pudieran escuchar mi historia…Espero que este pequeño testimonio de mi vida pueda llegar a muchos, y que sirva como aliento para la vida de cada uno!

En fin, la vida es una lucha constante. Cada uno tiene sus cruces, pero vale la pena seguir adelante! Hay que valorar siempre lo que uno tiene… dejar de dar todo por sentado, no te parece?

por Valentina Mucchiut, redacción Teens Conosur

One Comment

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *